lunes, 12 de febrero de 2007

Semana en blanco

Tras un martes infernal, arrastrándame por el curro con la porra colorá y dolor hasta en las uñas, el resto de la semana ha tocado catre, gozando de mis subidones y bajadas de fiebre. Sí, he pillado uno de esos viruses que pululan por ahí y te ponen a 40º, lo que juntado a la alergia ha hecho de mí un tío la mar de atrayente durante estos días. Respecto al citado tema alérgico, voy por el tercer tratamiento, ya con corticoides para la porra y pirula que dan sueño. Parece que iré a mejor a cambio de no poder tomar ni una triste cerveza.

Hoy, vuelta al curro. Aún con décimas, pero con la intención de que la vuelta a la rutina y el paracetamol me mantengan con buen cuerpo. Y el día ha empezado cojonudo: el coche, por fin devuelto la semana pasada, no arranca. ¡Cáspita, qué contrariedad! ...por no cagarme en los putos muertos de los soplapollas ñapas que pueblan los talleres, cosa que tocan, cosa que joden.

En fin, pequeñas cosas que van minando. El caso es que era en estas fechas cuando decidía de forma definitiva mi participación en el Ironcat y... no puedo estar más desanimado.

3 comentarios:

Fran dijo...

MACA joder que son toas esas ñoñerías de desánimo? Pero si todo eso son cosas pasajeras que tú vas a superar con dos cojones bien puestos. La decisión es si o si, no hay vuelta atrás. jeje. Venga campeón que por aquí te leemos y aunque no podemos correr contigo, te alentamos en la manera de lo posible. Mira si ya un IM es jodido, un IM con porra colorá y gorda y con niños que no dejan dormir, es de Guinnes.

Sergio dijo...

a las semanas malas siguen las buenas, pero no te voy a mentir... obsesiones las justas... si el ritmo curro, familia, entreno te deja para el arrastre y mina tu salud pues no lo hagas, olvídate de IManes. Pragmático que es uno oyes

Javier-womper dijo...

Yo seguiría entrenando sin rayarme, si no te apetece el Ironcat tienes Elche el mismo día, la inscripción en el Ironcat creo que no tienes que hacerla con mucha antelación así que no pierdes nada por decidirte más tarde.

Y si no, te queda Pálmaces, Guadalajara, Buelna o nada, que te quiten lo bailado que entrenando también se disfruta.

Ya escampará, ánimo y a entrenar lo que nos dejen.