lunes, 3 de septiembre de 2007

Los efectos de la Bombay Saphere.

Pues eso, que el menda lerenda, en su penúltimo día de vacaciones, acompañado de amiguetes y parientes varios, se dió un sentido homenaje del referido digestivo. Y hete que uno, que es de resaquilla temeraria, espoleado por alguna tirada dura en bici acabada "semientero", comete el atrevimiento: me he inscrito al Titán.

Ahora a entrenar lo que se pueda. El verano ha sido muy relajadito en este aspecto, a ver si me pongo las pilas.

¿Quién dijo miedo?

Cambiando de tercio, cada año cuesta más volver de vacaciones :-(((

6 comentarios:

Sergio dijo...

ele... con un par...

Macario dijo...

...de neuronas

Bulderban dijo...

Sos ná pa'ti, massshote, hip !!!
3 repechines de nada entre cuestas pa'rriba y cuestas pa'bajo (incluida la natación)

Javier-womper dijo...

JOER........ :-))

Llévate Bombay en la cacharra de la bici por si flojea el coco.

Talín dijo...

Apañero, en lo que queda para el TITAN hay tiempo para todo; una mini-temporada, bajar lo subido en vacaciones, un tapering, otras vacaciones, ...

Venga empieza ya que no te da tiempo hacer todo eso.

Dani_ironman dijo...

La Bombay con poco de tónica y una rodaja de lima es lo más grande del mundo... Eso sí, luego pasa lo que pasa.