lunes, 1 de diciembre de 2008

De médicos

Una semana que empezó bien y acabó floja. Dos sesiones de gimnasio, una de piscina y otra (heladora) de bici. Así no se va a ningún lado, pero... es lo que hay. Entre curro, médicos y otros rollos, el miércoles fue el último día de hacer algo.

El viernes estuve en un médico deportivo. Le conté mi vida y me miró de arriba a abajo. Lo primero, qué gusto poder decirle a un tío con bata blanca lo que haces y te gustaría hacer sin que ponga cara de póker.


Al final, más o menos el veredicto es el que dicta el sentido común. Básicamente:
* Tengo la pata derecha más corta y mucho más fuerte. O la izquierda más floja, como se quiera ver.
* El origen más probable es que a partir de la condropatía de la rodilla izquierda, se haya "descojonao" todo el precario equilibrio y que esté corriendo de forma diferente.
* Que el músculo es tonto, y el sistema cardivascular tiene más memoria. Esto es, que tras un parón, sí aérobicamente hay bagaje, el cuerpo pide ir más deprisa, más largo y más intenso de lo que el músculo está capacitado de asumir. Vamos, que las vueltas, con muuucha calma. Que de hecho, en la gente élite, con las lesiones menores se intenta no parar porque las vueltas a la actividad suelen ser más nocivas que seguir con molestias (doctor dixit).

Toca hacer una ecografía, para determinar si la rotura de fibras (que es lo que hay) es nueva o si ha sido por la cicatriz de la que tuve hace casi un año; llevar taloneras de silicona (incómodo) y tomar un relajante muscular homeopático. Con la ecografía en la mano, nuevas pautas. Y mientras se permite hacer bici muy suave y con poco desarrollo, nadar y cuidando la zona, gimnasio.

El domingo también tocó médico, una de urgencias con el niño, que no paraba de vomitar y de marearse. Pero lo que te partía el alma era estar en los boxes de urgencias y ver llegar a un bebé con parada cardiaca. Esas tragedias que sabes que pasan pero que "ojos que no ven...".

7 comentarios:

sermor dijo...

"Que de hecho, en la gente élite, con las lesiones menores se intenta no parar porque las vueltas a la actividad suelen ser más nocivas que seguir con molestias (doctor dixit)."

Interesante opinión.

Y un relajante muscular homeopático, también interesante.

Que sea poca cosa.

Y esas tragedias..uff

davidiego dijo...

ponte bueno y que te acostumbres pronto a la talonera.

Ramón Doval dijo...

Seguro que con una de esas "ortodoncias" en los pies sales volando otra vez. Y sobre lo del bebé, pues que a veces es bueno ser ateo con moderación, y dar gracias a quien sea porque nuestros males sean los que son. Suerte, tío (no se lo digas a nadie, pero a mí ya me han pillado la artrosis nivel 2; caramba con los abueletes).

Francisco Castaño dijo...

Vaya mala pata tanto médico, pero si al final hace su cometido, bien hecha la visita.

Saludos.

magopepo dijo...

Maca, demos gracias a Dios de que esas tragedias no nos toquen directamente, toco madera.

El resto, pues como aquel. que toca bici, bici, que se puede correr un poco, se corre, pero macho, solo de imaginarme una desgracia de esas, uffff

Un abrazo, golfo.

Talin dijo...

Bici agua, agua bici, bici agua, hasta nueva orden para ti, y lo del peque que no sea nada. Un abrazo.

vsblanco dijo...

Tragedias que ojos no ven o que los 'profesionales' no saben atender.

El otro día vimos un tío atropellado. No tenía pulso, pero había por allí dos técnicos del SAMUR de paisano que decían que nada de masaje cardíaco ni nada que se le parezca. ¿¿??

Espero que lo del niño no fuera nada (tanto el tuyo, al que no le verían nada, como el otro). En urgencias infantiles los hay que llegan hasta maquillados y con la ropa de domingo (a la cola, prioridad baja) y los hay que llegan con zapatillas y en pijama...