jueves, 30 de abril de 2009

De reencuentros y pérdidas.

Uno fue con el de correr a mediodía. Normalmente, cuando repito con el cuerpo más templado el recorrido que hago en ayunas a las 7 de la mañana, cambia - a mejor - el rendimiento. Ayer no. Fuera por el incipiente calorcillo primaveral que tanto daño me hace en sus primeras apariciones o porque me he hecho tan gasoil que ya no puedo acelerar ni queriendo, el caso es que no iba ni p'atras.


El otro reencuentro fue con el agua. Lo habré puesto aquí 1000 veces: no me gusta ir a la piscina. No tengo opción de ir a primera hora de la mañana y cuando voy, si tengo la opción, es ya tarde; voy cansado y muy desmotivado. Y encima, el cloro me jode vivo. El caso es que como no me gusta y no aspiro a mejoras que me justifiquen pasarme horas en el agua, cada vez nado menos. Y uno, como dice mi doña, que es de extremos (blanco o negro, no hay gris), ha renunciado a tocar agua. Mal hecho, pero en el momento de sacar una horita de sudores, lo de nadar va al final de la lista.


Ayer volví. Sentimiento de culpa por el permiso concedido en casa (a mi media naranja le está tocando currar en casa todas las putas noches), masificación, arreones para pasar al par de paseantes acuáticos que van a espalda... Dolor de bola típico de cuando el trancazo se va conviritendo en sinusitis. La pinza, gafas y gorro ciñéndome el perol. Y, como siempre, unos 2500 metros en algo menos de una hora. Prácticamente igual de mal o de bien que siempre.


Un efecto colateral del ejercicio natatorio: Describo el flujo del proceso, una vez salido del agua.

  • Saco bolsa y zapatos de la taquilla.
  • Cae un calcetín. No me doy cuenta de ello.
  • Meo. Entre próstata y humedades... lo bueno de los IM es que puedes mear en el mar.
  • Me ducho
  • Me seco
  • Hago molinete con las gafas, método de secado Macario.
  • Hago molinete con el gorro, que es de lycra. Amortizo el método de secado Macario.
  • Búsqueda en la bolsa la cajita donde guardo la pinza (para que no se pierda).
  • He perdido la cajita. Qué pasa... ¿Quién no ha perdido un imperdible?
  • Procedo al proceso de vestirme, que el Macario ha optimizado de manera que gayumbos y pantalón son una única prenda y de la camisa sólo se desabotona lo justo para que sea posible el input-output de mi cabezón.
  • Me seco, con muuuucho cariño, los pinreles. No me vayan a salir champiñones.
  • Calcetín 1, dentro.
  • Zapato 1, dentro.
  • Calcetín 2... ¡¡¡¡calcetín 2!!!! ¿dónde cojones está el puto calcetín 2?
  • Busco. En el zapato no. En la bolsa, no. En los bolsillos 1,2,3,4,5,6,7 y 8 de mi nueva bolsa de deportes (cumpleaños feliz), tampoco.
  • ¡Centellazo! Mi última y diezmada neurona actúa: Puede que la fuga del calcetín 2 se haya producido al sacar la bolsa y los zapatos de la taquilla.
  • Pregunto a los chicos que se están cambiando en los banco que hay bajo las taquillas. Un alarde de practicidad, lo de poner los bancos bajo las taquillas. Confirma que hay que ser un poco jula para diseñar interiores, aunque sea de un vestuario: como vayas en pelotas a abrir la taquilla parece que le quieres poner el "micrófono" a un futuro solista. Debe ser el "feng shui", aplicado a espacios comunes.
  • Los pocos que me hacen caso, niegan con gestos y la típica cara que uno pone cuando le preguntan si "¿has visto un calcetín gris?".
  • Me fijo en uno de ellos, uno de los que forman parte de un grupo con Síndrome de Down que son llevados (por otros chavales admirables) a nadar...
  • Lleva un pie verde, otro grís (¡tachaaaán!)
  • Um... esto... ¿es tuyo ese calcetín?
  • Me mira con cara de "sí".
  • ¿Y ahora como consigo yo que....? (7" de reflexión)
  • Asimilo que he perdido un calcetín.
  • Zapato 2, dentro.
  • P'a casa. Me levanto las perneras y le cuento la historieta a mi doña y a mi enano
  • Se escojonan de mí los dos.
¡Mamones! ...era mi calcetín favorito.

4 comentarios:

davidiego dijo...

lo siento por tu calcetín.
Y tú llegas a hacer pis en el mar en un IM? si las normas dicen que hay que calentar el neopreno en la playa, un día te descalifican...

Ramón Doval dijo...

Podías haberle regalado el otro calcetín, rácano (los calcetines se deben guardar en la caja de seguridad, no en la taquilla).

Javier-Womper dijo...

"como vayas en pelotas a abrir la taquilla parece que le quieres poner el "micrófono" a un futuro solista. Debe ser el "feng shui", aplicado a espacios comunes."

JA,JA,JA,JA,JA,

Esperanza dijo...

Tú y los calcetines!!! recuerdo la del polígono, entrenando en la bici sin calcetines.

La próxima vez que te vea, te regalo unos, que ahora entre otras cosas, voy a vender calcetines.