martes, 24 de abril de 2007

El hombre condón.

Ya tengo neopreno. El Kynay más económico. De hecho no pensaba hacerme con uno, pero a la vista de que parecía ser una buena oportunidad, me he hecho con él. Lo que gane nadando lo perderé quitándomelo, pero supongo que me cansaré menos. Parezco un superhéroe deshinchado, sin capa y sin máscara.

Al final se me ha echado el Ironcat encima, mucho por hacer y poco tiempo para por delante: ir al fisio (hace 2 años que no voy), llevar la bici a ajustar el cambio, "mojar" el neopreno... aunque eso creo que lo haré el día anterior, ahora mismo no veo cuando.



Con lo que me gusta mear en el mar, supongo que que con el neopreno será que no.

2 comentarios:

Bulderban dijo...

Ese culito prieto hará las locuras de las chicas de Tarragona... y que no se te emporre con el neopreno puesto, eso si es ua putada, aunque según veo la puedes sacar por el sobaco y que respire ;-))

Macario dijo...

Je je... pues la verdad es que las horas del nadar sí que son de "alegría matinal residual". Por el sobaco en posición de "firmes" y por los tobillos en "descansen".

Jodó, menos mal que no nos leen muchas mujeres