jueves, 28 de junio de 2007

The big bird

Ya ni me acordaba de lo que era.
Normalmente en la bici peco de precavido, salgo con alguna barrita, perras... pero ayer tarde (más bien mediodía), con un bocata a media mañana en el cuerpo y tres semanas sin dar pedales, me agarré un pajarote a la vieja usanza: Empezar bien, subiendo cómodo la Cruz Verde desde Peralejo a Robledondo, bajando a toda hostia, y de repente, en un repechito de subir con plato... ¡ploff! Ni p'atrás. Los siguientes 10 kms hasta casa, afortunadamente pocos, "pinchao".
Exceso de confianza, amalgamado con una baja forma evidente y un incipiente calorcillo... conforman una mezcla jodida.
Tocan unos días de playa, no viene mal dejar de ver la M-40 unos días. Me llevo la bici; otra cosa que la coja. Que uno cuando va al nivel de mar está para hacer poco más que los mejicanos de los tebeos, sujetar una pared y taparme con un gorraco de esos.

3 comentarios:

javier-womper dijo...

Esa famosa película, “Birdie, el hombre pájara”….ja,ja,ja.

Que disfrutes en la playa.

Bulderban dijo...

Cuando la linea blanca del arcen se pone borrosa mal asunto... a ver si ahora con los toplesses y los tangueras de costa recuperas el aliento ;-)

Spanjaard dijo...

MARICONAZ@.

Contra pájara, a callar y trotar. Y si es en bici, dejas que se te pase la carta de ajuste se quite de la visual, y a pedalear a 160ppm. Todo se pasa, hasta las hambres.


Joder, recuerdo yo unaaaa..... :)