lunes, 14 de enero de 2008

Lanzarote 2008. Inscrito.

Un correo de la organización tranquilizándome y la mi aparición en la lista, hacen que, como dice el compañero Vicente, ya no tenga escaqueo posible.


Ahora sólo falta ponerse las pilas y, sobre todo, que la rodilla no se me "agriete" del todo. Debiera estar dándome ya cañita y, bueno, se hace lo que se puede. Las 2-3 horitas que dejo de correr se notan al sumar.

Así las cosas, la semana pasada se resumiría en:

L- Nada. Montando Scalextric, Megablocks y cunitas, y últimos rescoldos de comidas familiares.
M- Nada. Mal cuerpo total, dolor de tripa y cagalera. Sin comer más que un arrocito blanco a la noche.
X- Bici. Unos 55 kms muy condicionados por la lluvia, excusa que expongo para justificar la desastrosa media. Toña incluida.
J- Llueve. Desecho la opción bici, por la tarde-noche, a solas con los enanillos, me meto una sesión de gimnasia hogareña. Sentadillas y demás torturas mediavales entre dar cenas, colgar lavadoras y repaso de deberes. Acabo destrozadito.
V- Piscina. El plan inicial, autorizado por el organismo competente, mi doña :-) era salir con la bici. Pero la tarde está infernal de frío y aire y no incita ni un poco. Vuelta a la piscina. Ritmo muy muy tranquilo, el objetivo - cuya consecución me alegra un tanto el día - es aguantar con la pinza en la nariz. Cosnig hacer así unos 2000 metrillos. Lento e incómodo. Pero prefiero esa hora corta de incomodidad a estar 5 días atacado por mocos.
S- Bici. Unos 105 kms, Galapagar-Miraflores-Guadalix-Soto-Madrid. Este año he conseguido colar por un huequillo un rutinilla queme viene cojonudamente: los días que bajamos a Madrid (comida familiar), yo bajo en bici. A ver si me dura el chollete. Pasado Colmenar me encuentro grupeta aguaverdiana (Ishtar, Sermos, Edu y Óscar) que me hacen más gratos algunos de los kilómetros. Que ir sólo tendrá sus ventajas, pero no está de más un ratillo de palique.
D- Rebajas. Mientras la madre de familia sale a la caza del edredón, el padre cuida del ganado. Y la tarde del domingo es para cocinar lo de la semana: día perdido. A puntito de salir a trotar unos 20' a media tarde, al final he sido cauto.

Total:
5h30' de bici
1h (corta) de piscina
Gimnasia y mis simpàticos isométricos, no los incluyo. Serían un par de horas más.


9 comentarios:

Sergio dijo...

Rodrigo Marcos? Pero tú no te llamabas Macario? :) JEJEJJEE

A por ello!

Ishtar dijo...

Jeje, te pensabas que te ibas a librar, ¿eh? ;-)). Rumbo a Lanzarote!!

¿Fue muy horrible la sesión de rebajas al final? ;-)

Un placer compartir esos poquitos kilometrillos contigo. A ver si coincidimos más :-).

Besicos!

spanjaard dijo...

Si tú terminas el IM con esos entrenamientos lo mismo me animo yo un año.

Ánimo Macca.

Macario dijo...

Serginho, asún es. Con ese nombre, si hay otro, será paisano de Chávez.

Esther, la hice "indoor". Vamos, que me quedé en casa. Mezcla de baby-sitter, bricomanía, Arguiñano.
Lo mismo digo del paseíllo :-)

Luis, espero entrenar más. Pero no esperes grandes proezas. Anímate, con tu espíritu Ultra(fondero) tienes ya mucho hecho.

sermor dijo...

Y decía yo, ¿quién será este tío grande, de amarillo, con voz poderosa que se ha acoplado y que liga con Esther?

Estaba yo ahí con la intriga hasta que paramos, jeje.

Macario dijo...

Yo es que soy asín, un ligón... Je je, que la última vez que tiré los tejos a una tía -la que me aguanta- era cuando el referéndum de la OTAN.

Cientounero dijo...

Es que el triatlón tiene una prueba más, de las tres tradicionales, que nadie nombra. Es tal el tiempo que te absorbe que primero tienes que convencer a la parienta que vas a salir. Debes saltar por encima de ella hacia la puerta. Si logras ese salto las otras tres pruebas vienen rodadas.

Aunque no soy triatleta entreno la carrera con algunos y todos han acabado por hacer las pesas en casa para que no se acumule en el tiempo que están fuera de casa.

Un saludo

Macario dijo...

cientounero, "negociación" es la palabra.

Mi lema: "sin calzoneo no hay pedaleo" :-)

Dani_ironmandream dijo...

Inscrito... DE PUTA MADRE.

Yo todavía no entiendo cómo mi Santa, con lo que tenemos en casa, me deja salir los domingos. En fin, mejor no preguntar.